jueves, enero 27, 2011

Ilusión



Un encuentro casual, unas palabras sin promesas, la locura de un deseo, un suspiro…
Unas caricias exentas de ternura, unos brazos que me envuelven...

-Mira por la ventana.
-¿Qué pasa? Sólo veo el jardín.
-Llueve.
-Sí, ¿por qué crees que no he salido hoy?
-Ahí está tu error. Tienes que hacerlo. Sin paraguas.
-¿Estás loca?
-No, el agua purifica. Sal afuera sin paraguas, deja que la lluvia te empape; grita si quieres, corre, déjate llevar por el viento.
-De verdad, cada día te entiendo menos.
-Eso es porque nunca has salido sin paraguas.

14 comentarios:

  1. Yo tampoco uso paraguas

    Muy bueno!

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  2. El metafórico paraguas , como escudo de la libertad.
    A veces salimos tan cubiertos , que nos olvidamos de sentir, de vivir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena tu interpretación Lucía.
    Gracias por tus palabras de siempre, así como las de Eleanor.
    Besos a ambas.

    ResponderEliminar
  4. Salgo sin paraguas, me mojo, pero no me renuevo. Me gusta ver la lluvia desde un lugar "seguro", como espiándola.
    A veces pienso en intentar caminar bajo la lluvia e ir esquivándola.
    Pero a veces, a veces, está bueno mojarse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Fede, no creo que la idea fundamental sea el renovarse, más bien sería algo como disfrutar de eso tan simple como lo es la lluvia. Y quizás no esperar que pase para poder salir.
    Cada uno, con sus gustos.
    Las opiniones me encantan.
    Gracias chicos.

    ResponderEliminar
  6. El agua cayéndote encima... bajo la lluvia que no cesa....

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno!!!!
    No me gusta la lluvia pero me gusta mojarme... ...........contradicción..........
    Muy buena entrada...



    (nunca hago esto pero te dejé un presente en mi blog)

    ResponderEliminar
  8. Ahí lo vi Diego.
    Gracias, de verdad. Por tus palabras y el regalo, me cagó de gusto!! :)

    ResponderEliminar
  9. Sólo recuerdo algo en este momento: "Ahora la lluvia lo desanimaba. ¿Por qué? Por que sentía que podía unificarse con ella en el llanto. Ella también lloraba, él también llovía. Llovía por dentro constantemente y llovía por fuera, cuando de madrugada escuchaba ese sonido en el bordecito de la ventana y seguía atado a miles de palabras infértiles que pujaban por salir desde esa tormenta interior, desde lo nublado de su alma. Desde su alma pluvial".

    No me lo merezco, lo sé. Sin emabrgo, acá estoy. Un beso de luz, Celestelú.-

    ResponderEliminar
  10. Yo recuerdo esto: "Entonces sucedió algo extraño: sintió su corazón mojado. Exclamó: "Tengo el corazón mojado", y lo escribió, ya que venía al caso."

    Gracias por acordarse amigo Gael :).

    ResponderEliminar
  11. Qué lindo!! Ah, soy Ivi :)

    ResponderEliminar
  12. Cierto que va entender, si no uso el paraguas. Bonito.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total