miércoles, diciembre 29, 2010

Renacer.




Que opresión causa encontrar entre tantas palabras un silencio, un vacío insalvable ¿no?. Es casi como la muerte esperada, pero tiene una crueldad exacerba que se extiende en el tiempo, causando cierta agonía insoslayable. Podría escribir los versos más tristes, pero a eso, ya lo hizo Neruda.
Ayer mismo, me encontré tomando un café con la soledad, sentada a orillas del mar de la indiferencia. Me encontré queriendo renacer de mis cenizas, olvidar que levitas y trasciendes, y sin querer, lancé al viento unas palabras tímidas sobre tu ser y las esparcí sobre mi corazón vacío; hasta imaginé tus ojos, sudé de nervios y me aferré al infinito.
Estoy segura que el día en que las palabras puedan disimular las marcas de los hechos, será en ése momento que los lamentos ya no significarán nada y la tranquilidad se extenderá hasta los confines de lo interminable.
¡Malditas palabras que escapan sin previo aviso!, ¡malditas extremidades que actúan por si solas!, dejando al cerebro atónito, mareado y tonto ante tantos actos que se realizan sin su previo consentimiento. Así, tal cual te dejo yo a vos...
El desasosiego de no reconocerme, de seguir en un camino basto e intransitable, es latente. Me ha indicado que me perdí justo en el principio.
Hoy sé que desde éste momento ya no quiero recordarte, no quiero pensarte, por que solo hay fantasmas, nada es real. Aunque estamos abrazados como una perfecta mezcla de almas con un mismo deseo, sé que la predisposición no es capaz de compensar lo que la intuición no genera y dependemos esencialmente de una compatibilidad de iniciativas que no existe.
Hoy sé que desde éste momento, éste hombre quedó en el ayer.
Hoy sé que desde éste momento, solo quiero volver a ser.

6 comentarios:

  1. Es tiempo entonces de Ser! No podes permitirte demorar más !

    Un muy feliz año nuevo los mejores deseos !

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  2. El ayer que no estará más
    el presente que va ser y un estar
    la casualidad no tan casual y la causalidad con la justa trascendencia.
    Qué mejor que eso...

    Eso y más para este año nuevo,
    te lo deseo de corazón.
    Abracitos.

    ResponderEliminar
  3. Ser, volver a ser o renacer... en la edad del sol.
    Escuchando a Regina Spektor, creo yo, es inevitable no recordar.
    Che, que termines el año que como puedas y lo comiences como quieras.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Siempre habrá un silencio, un descanso para pensar. Hay que volver a ser... así como decís.
    Te dejo un saludo enorme y mis deseos de felicidad para este 2011!
    Diego.

    ResponderEliminar
  5. Si, el mundo renace cada amanecer...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. "Volver a ser". ¿Volver a ser? ¿No es mejor seguir siendo? El horizonte de los sueños está siempre más allá, hacia adelante, pequeña Celestelú. Por ahí escuché lo siguiente:

    "Ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré. ¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar."

    Piénselo y, aunque el pasado es irrenunciable, jamás vuelva hacia él. Un abrazo de luz.-

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total