domingo, febrero 20, 2011

Él.

Se pintó los ojos, brilló sus labios y salió a su encuentro. Él la esperaba ahí, en esa esquina donde de una cuadra a otra le suceden millones de sensaciones.
A lo lejos, su imagen se dibujaba débil, perdida, sin contorno; hasta la hicieron dudar si de verdad se encontraba allí. Pero era luz, era el.
Llegó, puedo ver sus ojos de cerca, lo sabía por que comenzó a sudar de nervios y todos sus pensamientos sombríos, hipócritas, falsos y oscuros se dignaron a tener color.
Estaba desconcertada, se hundió en su mirada, se trasladó a otro mundo, a un lugar de ilusión e imaginación, veía como una gota de calor se derramaba por las nubes y a él ahí arriba, mirándola. No pudo controlarse, su alma huyó de su cuerpo, no estaba, pues fue hacia el, todo en un segundo.
Se abrazaron y ella solo pudo reducirse deliciosamente a cuerpo y voz. Tuvo el deseo de romper el silencio y se interesó por saber todo de el en ese tiempo que no pudieron verse. El la calló y la invitó un café. Hablaron del tiempo, de lo frío de las noches, del calor de las mañanas, del trabajo, de la rutina, de la familia, los hermanos, los amigos, de los nuevos proyectos, pidieron otro café, se miraron en silencio, hallaron tema de conversación, se les secó la garganta, las palabras salían y salían de sus bocas pero ella en especial, sabía que no coincidían con las que expresaban sus ojos.
Hablaron de aquí y de allá, tomaron más de dos cafés y un vaso de agua, pero evitaron hablar de ellos.
Acercándose el momento de la despedida, ella llamó a cada momento "alegría", trasladó nuevamente su mente y sabía que se había vuelto una adicta desdichada a esa mirada. Pedir más ya era ambición.
Con otro abrazo interminable él se despidió y ella quiso detener ese instante, recordarlo. Contó en versos las horas desde que lo conoció y entró a su vida, los suspiros se escapaban de su boca de fresa, por que estuvo ahí, sonrió a su lado.

8 comentarios:

  1. Qué hermoso relato. Un encuentro íntimo. Me gusta leerte!
    Saludos x miles. Diego.

    ResponderEliminar
  2. Sonrió a su lado. Eso es suficiente como para no pedir más. Usted lo sabe, Celestelú. Un abrazo de luz.-

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo de despedida...
    Triste, eh.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Nadie te quita ese momento, nadie *

    Un beso o 2!

    Se te extrañaba Celeste !

    ResponderEliminar
  5. Que lindo todos aquí.
    Abrazos a cada uno.

    Yo también me extrañaba Eleanor :)

    ResponderEliminar
  6. Hablaron de todo... de lo que fue
    y lo que no será .

    Muy bueno, Cele.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Buenos y soleados días por aquí abajo, en Andalucía. Como siempre un placer pasar por aquí... Gracias por compartir tus cosas con nosotros.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total