jueves, noviembre 04, 2010

"Él, yo y nosotros".

[En el dolor siempre hay poesía, en la poesía siempre hay dolor...]
ÉL: Su rostro lo dice todo, sus labios no pronuncian palabra, solo inducen. Sus ojos y pluma lo confirman, sufre por ella.
YO: Vive su dolor, sin sufrir, sin padecer. Acepta su decisión, reserva su eternidad, todos sus sueños.
NOSOTROS: Se esconde tras las miradas. Aparece y se esfuma, si choca con ÉL o YO, pide disculpas en silencio. Locura placentera.

ÉL y YO, nada tienen que ver, nada podría haberlos unido. ¿Destino?, ¿casualidad?. Para YO no existen.
ÉL llegó con ella a cuestas en sus pensamientos, YO, nunca lo esperó, nunca lo vió venir.
NOSOTROS estaba listo para aparecer, y pedir disculpas a ÉL y YO, por supuesto, siempre tan imprudente y sorpresivo.
ÉL, vive inmerso en las palabras. Entre hojas y tinta siempre encuentra satisfacción.
YO, sólo quiere vivir, solo quiere saber que ÉL llegará algún día. No como NOSOTROS, atento a pasmar a quienquiera que se le cruce. Pero sí ÉL.
ÉL sabe que YO lo necesita, sabe que YO lo piensa, lo sueña y eso lo lastima.
ÉL quiere vivir junto a YO todo lo que comparten, lo poco que comparten, quiere volver a sentir, desafortunadamente a ella.
Ella siempre está presente en ÉL, siempre aparece como un fantasma, como un vacío, presuntuosa, frívola y trivial.
NOSOTROS está ahí, esperando el pase, el boleto, la sugerencia y la insinuación de ÉL y YO para aparecer. Ésta vez pretende no excusarse, pretende sentirse invitado, pretende existir entre ellos.

YO: Necesita de ÉL, lo quiere, quiere saber que ÉL siente lo mismo, quiere saber que ÉL la espera en algún lugar de ésta gigante esferoide terrestre. Quiere saber que Él está ahí. No para ella, sino para YO.
ÉL: Sólo necesita de ella, solo quiere llenar esa oquedad que sabe que YO nunca podrá, nunca logrará acaparar lo inverosímil e inconcebible que fué siempre ella.
NOSOTROS: Realmente jamás existió, por lo menos no entre ÉL y YO, pero aún espera ahí, inmóvil, estático, sedentario, vigilante, observador y alerta.



4 comentarios:

  1. Quizás un día, Él y Yo se junten y formen "nosotros"; no perdamos las esperanzas ;)

    Un beso o 2 !

    ResponderEliminar
  2. Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Eleanor: Gracias por leerme nuevamente. Sorprendente sería para YO que ÉL la note al menos. ¿La esperanza es lo último que se pierde no?

    La sonrisa del Hiperión: Gracias por llegar, bienvenido será siempre. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. El celeste amor se carga
    de pronombres....

    Un gusto ; como siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Páginas vistas en total